lunes, 27 de febrero de 2012

Confesión nº 19

Nunca terminamos de conocer a una persona, siempre nos llevamos sorpresas, ¿las personas cambian? O con el tiempo nos damos cuenta de lo que verdaderamente son y nos llevamos esa gran desilusión, pensabas que la conocías perfectamente, pensabas que era la persona que nunca te iba a lastimar, defraudar, fallar, la que solo te iba a ver llorar de felicidad y no de tristeza, ahí te das cuenta de que esa persona no es como creías que era, capaz miraste lo que querías mirar y no te dabas cuenta de que estabas equivocada veías algo que querías ver pero no era lo que de verdad estaba ahí, estabas ciega. Te chocas con la realidad, te sientes perdida no encuentras el rumbo, estás llena de preguntas y lo único que haces es perderte en una laguna de lágrimas. Como duele que una persona que pensaste que iba a estar contigo el resto de tu vida contigo, a la que le confiaste todos tus secretos, con la que prometiste un para siempre para toda la vida, la que era parte de ti..te lastimó. Que triste que resulta todo esto pero la vida continúa aunque duela hay que levantar la cabeza y seguir tu camino.


-Detrás de una gran desilusión, nunca falta un poco de llanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario